La COVID-19 persistente en niños

16/02/2022

La COVID-19 persistente en niños

16 de febrero de 2022

La COVID-19 es una enfermedad cuya letalidad es especialmente alta entre las personas de la tercera edad. Afortunadamente, los signos y síntomas en niños son más leves. Ello ha obligado a empezar las campañas de vacunación por los más vulnerables y han dejado a los infantes en último lugar. Un nuevo estudio se centra en las consecuencias a largo plazo de la COVID-19 persistente en niños.

El artículo científico ha estudiado a unos 30.000 niños de entre 0 y 17 años de edad, entre infectados y no infectados por SARS-CoV-2. Curiosamente, incluso en el grupo control se detectaron complicaciones derivadas por la situación pandémica, donde dieron problemas de concentración, dolores de cabeza y musculares y problemas intestinales. Entre los niños infectados, los síntomas más frecuentes 4 semanas después de la infección ocurrieron en niños de 6 a 17 años y fueron fatiga, pérdida del olfato, pérdida del gusto y debilidad muscular.

En el caso de los adultos, se han visto consecuencias más graves, como disnea (dificultad respiratoria), dolor muscular y articular e incluso problemas cardíacos. Sin embargo, la principal conclusión de este estudio fue que la COVID-19 persistente en niños no es grave. Además, concluyen que en la mayoría de los casos los síntomas se terminaron a los cinco meses de la infección.

La campaña de vacunación ya ha alcanzado a los niños y se espera que eso minimice aún más los efectos de la infección también a largo plazo. Con todo, es pronto para bajar la guardia vista la posibilidad de que nuevas variantes aparezcan y cambien lo que sabemos de este virus.

Autor

Javier Cantón
Javier Cantón, licenciado en Bioquímica y doctor en Virología, es profesor y divulgador científico.

Artículos relacionados

Ir a Arriba