Los ecosistemas

Se define como ecosistema a aquel sistema biologíco constituido por un conjunto de seres vivos que se relacionan entre sí y con el medio natural que les rodea y en el cual conviven.

Ave rodeada por un medio físico. Pixabay

1.1 Componentes de un ecosistema

En cualquier ecosistema se distinguen dos componentes: un espacio geográfico con unas condiciones ambientales determinadas que se denomina biotopo y las distintas comunidades de seres vivos que habitan este espacio, referidas como biocenosis.

Los seres vivos se agrupan en poblaciones que están compuestas por todos los individuos de una misma especie y que forman parte de una comunidad de seres vivos.

Entre biotopo y biocenosis existe una serie de relaciones de mutua dependencia originadas por el flujo de materia y energia que generan los seres vivos de una especie con el medio físico que les rodea.

1.2 Condiciones físicas y químicas de los ecosistemas

Las condiciones físicas y químicas en un ecosistema son muy importantes, ya que son las resposables de que a los seres vivos les resulte más o menos fácil vivir en él. Las más importantes son las siguientes:

Luz: Es esencial para los seres fotonsintéticos (plantas, algas, cianobacterias) ya que gracias a la luz son capaces de fabricar materia orgánica a partir de materia inorgánica. Además los animales organizan sus hábitos y actividades en función de las horas de luz que tenga un día.

Luz. Pixabay

Temperatura: Afecta a la supervivencia y reproducción de los seres vivos que realizan sus actividades en temperaturas comprendidas entre los 0º y los 50º. La temperatura es un factor que no se mantiene constante, varía a lo largo del día, según la estacíón del año y de la altitud.

Hoja helada. Pixabay

Agua: Es esencial para la vida, y tiene propiedades que permiten la supervivencia de los seres vivos en un ecosistema como puede ser la humedad y la salinidad del agua.

Gota de agua. Pixabay

2. Las relaciones en los ecosistemas

En un ecosistema los seres vivos se relacionan con el medio en el que habitan y con el resto de organismos con los que conviven.

2.1 Las relaciones alimentarias

Una de las relaciones más importantes que se establece entre los seres vivos es la de alimentación. En un ecosistema los seres vivos obtienen energia gracias a los nutrientes que les proporciona el propio ecosistema. Dentro del ecosistema se pueden distinguir distintos niveles tróficos según la forma de obtener los nutrientes:

Productores: Son las plantas y las algas que fabrican su propio alimento, es decir son organismos autótrofos.
Consumidores: Son los animales que no pueden fabricar su alimento. Lo
consiguen de los seres vivos de los que se alimentan. Son organismos heterótrofos.

Hay varios tipos:
Los consumidores primarios son los herbívoros, como los saltamontes y los conejos, que se alimentan de plantas.
Los consumidores secundarios son los animales carnívoros, que se alimentan de otros animales. Es el caso de los lobos o las arañas.
También hay consumidores terciarios, que se alimentan de los secundarios, cuaternarios, etcétera

Descomponedores: Son microorganismos y hongos que se alimentan de restos de otros seres vivos, como la hojarasca, y los descomponen totalmente, para que luego la utilicen los productores para obtener sus nutrientes.

Cadenas y redes tróficas

Como los seres vivos se alimentan unos de otros, se establece entre ellos lo que se denomina una red o cadena trófica. Pero es importante destacar que en algunas ocasiones en un ecosistema una especie puede pertenecer a varias cadenas diferentes.

Cadena Trófica. Wikipedia

2.2 Relaciones entre organismos

Además de las relaciones de alimentación, entre los seres vivos que viven en una  zona, se establecen otro tipo de relaciones. Pueden ser entre individuos de una misma especie o entre especies distintas.

Relaciones intraespecíficas: Se establecen entre individuos de una misma especie. Estas pueden ser:

De competencia: En la que individuos de la misma especie compiten por los recursos del medio,  para reproducirse o por dominancia social.

De asociación:  los individuos se asocian y cooperan para conseguir beneficios como mayor facilidad para conseguir cazar,  defenderse de depredadores, cuidado y protección de las crias. Pueden ser:

Familiares: Son relaciones que se generan para reproducirse y cuidar a las crias entre individuos de la misma familia, parejas reproductoras, progenitores e hijos…

Sociedades: Son asociaciones en la que los individuos no tienen porque tener lazos de parentesco. Conviven durante un periodo de tiempo. Se ayudan para defenderse de depredadores, para conseguir alimento, para viajar, como por ejemplo las bandadas de pájaros.

Territorialidad: Para evitar que los recursos de un mismo territorio se agoten se establece este tipo de relación la cual evita que varios integrantes de una misma especie habiten un mismo lugar.

Relaciones interespecíficas: Entre los seres vivos de distintas especies se establecen otras relaciones. Estas pueden ser beneficiosas o perjudiciales para las especies que participan en ellas.

El mutualismo es una relación que se establece entre dos seres vivos en la que ambos se benefician.

El comensalismo es un tipo de relación en la que un ser vivo se alimenta de los restos de comida de otro ser vivo

El parasitismo se produce cuando un ser vivo obtiene un beneficio de otro, que resulta perjudicado.

La depredación se da cuando una especie se alimenta de otra causándole la muerte.


Un comentario en “Los ecosistemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: